Feminicidio una realidad que va en crecimiento

Es la discriminación de género contra la mujer, donde se provoca la muerte de manera violenta, principalmente a manos de su pareja. La triste realidad es que muchos de estos hombres suele comportarse de manera diferente delante de familiares y amigos.

Los estudios revelan que la gran mayoría de hombres y mujeres que viven en una relación disfuncional, están repitiendo un patrón aprendido desde la niñez. Donde la mujer aguanta el maltrato por la pura apariencia o por dependencia económica y emocional.

Y el hombre porque fue criado de forma que se le hace creer que el maltrato es una manera de ganar respeto en el ámbito familiar y sobre todo de las mujeres que le rodean, sean esposa o hijas. Y de imponer sus propias opiniones, antes de que se tome una decisión.

Este problema alarmante está generalizado a nivel mundial, sin excepción de razas o culturas, posición social o económica. Llegándose a considerar una epidemia mundial, Aunque las estadísticas a este respeto no suelen ser tan exactas, por el temor a denunciar.

El temor como sentimiento

El hecho de continuar en una relación problemática radica en que el temor es lo que maneja a la misma. No existe ninguna posibilidad de hablar y resolver de manera adecuada y pacifica un problema o desavenencia familiar, cuando en la casa hay un maltratador.

El temor se deriva de las amenazas a las que son expuestas las víctimas, intentar huir o denunciar en la mayoría de los casos no es la opción a considerar, ya que la vida propia o de los seres queridos se puede ver comprometida, y es que los hechos lo demuestran.

En la mayoría de los casos, las excusas de las víctimas son: En que quieren que los hijos crezcan en un hogar con la figura paterna presente, también su propia capacidad para mantenerse y a sus hijos, así como sentir la vergüenza y hasta creer que es la culpable.

En este tiempo crítico como ha sido la pandemia, los feminicidios han aumentado considerablemente, debido a que los agresores y las victimas están confinadas a su entorno familiar. El supuesto confinamiento de protección y resguardo no ha sido para todos.

Medidas a tomar contra el feminicidio

Primero que nada reconocer que el agresor está viviendo en el entorno común y que las víctimas no son las culpables de esa situación, puede que el maltratador sufra de trastornos de personalidad, sea alcohólico, o la educación recibida sea la causante, pero no se debe minimizar.

La seguridad personal, de los hijos y hasta de los padres, por ello las victimas deben tomar medidas claras y concretas, de ser necesario la denuncia es la opción principal, así como la ayuda que puedan prestar los organismos gubernamentales y hasta policiales.

El apoyo práctico es necesario, un cerrajero en Barcelona llega hacer un aporte importante cuando tenemos problemas con una cerradura. Alguien de confianza puede prestar ese apoyo emocional cuando se vive una situación de esta magnitud.

Salir del hogar es una opción viable para las víctimas y sus familiares, denunciar es lo que puede salvarle la vida.

error: Content is protected !!