Depresión en niños: padres y familiares

La depresión no necesariamente le da a las personas adultas, resulta que los niños cada vez son más los diagnosticados con trastornos depresivos, es momento de que los padres estén alertas ante cualquier situación que se presente.

Los niños comunican sus sentimientos de tristeza, desaliento, infelicidad, pero muchos de estos se activan a sucesos externos, esto servirá para que se adapte a diversas situaciones que se enfrenta y el niño se recupere de sus estados de ánimo.

Es necesario reconocer la depresión y la tristeza, esta última es una condición humana y tiene una función adaptativa, en cambio la depresión es una alteración del estado de ánimo, distinta de la tristeza y necesita ser tratada.

Investigaciones han demostrado que un 2% de los niños y entre un 4-8% de los adolescentes tienen depresión, es una patología acelera su ascenso como causa de ingreso hospitalario.

La depresión en niños muchas veces puede ser de larga duración y severa, interfiriendo a su vez en su vida diaria, desde el ámbito escolar, con amigos y familiares.

 

Síntomas de depresión en niños

Estos varían según la personalidad del niño y en la etapa de desarrollo en la cual se encuentre. Los síntomas principales son:

  • Estado de ánimo irritable o triste: En este casi los niños están irritables, malhumor Los niños suelen estar más irritables o malhumorados que tristes o abatidos.
  • Perdida de placer e interés; Pasa menor tiempo en actividades que le producían placer. Los padres deben notar aislamiento o abandono de hobbies que antes le gustaba.

Otros síntomas habituales son los siguientes:

  • Cambios en el apetito (recuperación, pérdida o estancamiento del peso).
  • Cambios en el sueño dificultad para dormir o sueño excesivo).
  • Pensamientos negativos de inutilidad o culpa.
  • Perdida de energía
  • Fatiga
  • Problemas para concentrarse
  • Pensamientos de muerte, intentos de suicidio

Tipos de trastornos

  • De ansiedad: inquietud psicomotriz, nerviosismo,  quejas somáticas, dificultad para dormir.
  • De conducta: problemas de disciplina
  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad: Problemas de concentración rendimiento académico bajo, autoestima baja.
  • De aprendizaje: bajo rendimiento académico, dificultad de concentración y autoestima baja.
  • Fobia escolar: Molestias físicas, rendimiento académico bajo, agitación, entre otros.
  • Falta de destrezas sociales: Mala conducta, aislamiento social, problemas de disciplina.
  • Enfermedades en el ámbito físico: quejas por molestias en el cuerpo, cambio en el apetito y cansancio.
  • Trastornos en la conducta alimenticia: Sube o baja de peso corporal, falta de ganancia de peso, crecimiento adecuado, cambios en el apetito, autoestima baja.

Factores de riesgo de la depresión infantil 

  • ​Temperamentales: Determinados rasgos en cuanto al temperamento y personalidad aumentan el riesgo de desarrollar una depresión mayor
  • Ambientales: Son acontecimientos adversos en la infancia, estos son múltiples y de diferentes tipos.
  • Genéticos y fisiológicos: Los niños con padres depresivos, tienen un trastorno depresivo entre dos a cuatro veces mayor riesgo.
  • Comorbilidad: El tener trastorno psicológico aumenta el riesgo de desarrollar depresión o dificulta su mejoría.

Los padres por falta de tiempo debido al trabajo como por ejemplo el de 24 horas que realiza los cerrajeros Granollers no pueden dedicarse a sus hijos, pues es necesario organizar la agenda para sacar tiempo.

error: Content is protected !!