Cataluña, tratando de contener el covid-19 y en medio de unas elecciones muy cuestionadas

Cataluña se encuentra actualmente en la lucha contra el covid-19, una situación que ha hecho que muchas unidades de cuidados intensivos se mantengan abarrotadas, pero la buena noticia es que en los últimos días las cifras de ingresados a dichas unidades han descendido.

Pero la ocupación en estas unidades n es solo lo que preocupa a los catalanes, sino las futuras elecciones generales que se realizaran el día 14 de febrero, elecciones que suponen una movilización de gran parte de la población, y que por la situación que se vive con la pandemia, han sido bien cuestionadas.

Muchos no quieren ser parte del proceso

Es cierto que en Cataluña se permite el voto por correo y que ya ha llegado este a una participación record, pero también las elecciones involucra a un gran número de personas que tienen que trabajar en las mesas electorales, en Cataluña son aproximadamente 82000 miembros de mesa.

Y la noticia es que las excusas para no acudir a realizar este trabajo no paran de recibirse, puesto que muchos tienen miedo de ser contagiados en el proceso, ya que aunque se hayan prometido el cumplimiento de las medidas de bioseguridad, todos sabemos que existe un riesgo de ser contagiados.

Muchas han sido las excusas presentadas, aunque legalmente hay cuatros razones para no atender al llamado de ser miembro de mesa, como ser mayor de 65 años, estar embarazada, sufrir de una patología médica o tener a cargo a una persona que sufre de una patología, por lelo se ha pedido la ayuda de los médicos forenses para evaluar las excusas y dar una respuesta.

Muchos ciudadanos se sienten indignados

Anteriormente muchas personas mayores de 65 años y embarazadas acudían sin ningún problema a los comicios electorales, pero ahora la situación de la pandemia y el descontento con el hecho de que se estén celebrando las elecciones ha hecho que muchos no quieran ser parte de las mesas electorales.

Las autoridades creen que como existe un gran número de suplentes por cada miembro no se presentarán problemas para constituir las mesas, pero hay que esperar el día 14 de febrero a ver si las personas realmente asistirán a cumplir con este deber.

Muchos de los seleccionados que no tienen excusas validas para no asistir a cumplir con el deber de trabajar en mesas electorales se sienten indignados, pues no les permiten hacer muchas cosas, están confinados, pero no importa que estén expuestos por 14 horas en una mesa electoral.

Se espera que no aumenten los contagios

Las autoridades sanitarias no creen que las elecciones del 14 de febrero puedan incrementar los contagios mucho, pero hay que recordar que nunca se sabe lo que pueda pasar, ya que aunque se sea muy estricto en el sitio en donde se realizan las elecciones, hay que recordar que todo el proceso implica una gran movilización de personas y desde que se sale de casa, hay riesgos.

error: Content is protected !!